Preguntas Frecuentes

La principal diferencia es que las esencias aromáticas se elaboran a partir de la síntesis de productos químicos en los laboratorios. Su principal objetivo es perfumar. En cambio, los aceites esenciales se extraen de una sola fuente, las plantas; en su mayoría por destilación. Se utilizan para promover el bienestar físico, mental y emocional.
Está demostrado que los aceites esenciales afectan de manera positiva y profunda la mente y el cuerpo. Algunos aceites esenciales pueden tener un efecto relajante, mientras otros son energizantes y estimulantes. Algunos pueden desintoxicar al cuerpo mientras otros producen un equilibrio hormonal. Puedes utilizar los aceites esenciales en tus rutinas diarias para ayudarte a refrescar, alegrar, energizar y sentirte mejor.
La etiqueta debe indicar como único ingrediente la planta fuente, mencionando el nombre botánico, que está en latín, e indicar que es el único ingrediente. El aceite esencial debe venir envasado en una botella con tinte obscuro (ámbar o azul) ya que estos aceites son sensibles a la luz solar.
Los aceites esenciales, cuando se usan de la manera indicada, son seguros incluso con niños, perros y caballos. Es importante recordar que no deben aplicarse directamente en la piel, siempre deben ser diluidos en un aceite vegetal, o crema de olor neutro preferentemente. Algunos aceites esenciales se deben evitar durante el embarazo o con personas con asma, epilepsia u otras condiciones severas de salud. Es importante informarse sobre cuáles son estos aceites en caso que te encuentres en alguna de estas situaciones. La ingestión ÚNICAMENTE es recomendada en un tratamiento indicado por un profesional en esta rama. Los aceites esenciales no son solubles en agua por tanto, pequeñas gotas quedan flotando y al ser ingeridas se adhieren al tracto digestivo, pudiendo causar daño. Por tanto, NO recomendamos la ingesta.
En caso de que experimente alguna reacción en la piel, detenga el uso de ese aceite en particular y revise que haya sido diluido correctamente. Cuando voy a introducir un aceite esencial por primera vez a mi rutina y sobre todo, utilizarlo tópicamente, es recomendable colocar una pequeña cantidad ya diluida, en el antebrazo. Esperar unos minutos para corroborar que la piel no enrojezca.
Ya que la aromaterapia es un método completamente natural, el proceso es gradual, multifacético y holístico.
Durante el primer trimestre de embarazo no se recomienda utilizar ningún aceite esencial. Después del primer trimestre solo algunos están contraindicados. Siempre consulte con su médico de cabecera para estar 100% segura de acuerdo a su condición particular.
Por regla general, todos los aceites esenciales están contraindicados en menores de 6 meses. Posteriormente pueden ser utilizados verificando la dosificación correcta para infantes. Se recomienda comenzar con un 0.5 % de dilución, es decir 1 – 2 gotas diluido en 15 ml de aceite vegetal. Los aceites esenciales de Eucalipto, Menta y Romero contienen constituyentes como cineol 1,8 y mentol los cuales estimulan ciertos receptores en los pulmones que pueden derivar en un ritmo respiratorio bajo. Esta es la razón por la que éstos y otros aceites esenciales que contienen estos constituyentes, se evitan en niños menores a 10 años.
Consideramos que los imprescindibles son: menta, lavanda y limón. Al despertar, el limón te llenará de energía y fuerzas para enfrentar el día; luego en la oficina la menta te ayudará a enfocarte y aliviar esos molestos dolores de cabeza tensionales. Al culminar tu día, unas gotas de lavanda en el difusor harán que disfrutes de un descanso reparador. Los mismos se encuentran disponibles en nuestro Kit INICIAR.
• No ingerir. • No aplicar directamente sobre la piel. Diluidos en un aceite base o crema para evitar irritación y quemaduras en la piel. Los únicos aceites de aplicación directa son: lavanda y palo santo (siempre realizar prueba en antebrazo). • Si sufre de epilepsia, alergias en la piel, está embarazada o lactando es preferible que consulte a su Médico antes de utilizar aceites esenciales. • Mantenga las botellas fuera del alcance de los niños. • Evite el contacto con los ojos y mucosas nasales. • Los aceites cítricos (limón y naranja) son fotosensibles, no deben de ser utilizados en un lapso de 12hs antes de exponerse al sol ni a camas de bronceado.